Martes, Mayo 26, 2015
   
Text Size
JA slide show

BIENVENIDOS A POSCONFLICTO

AMIGOS CONSTRUCTORES DE PAZ


Colombia no sabe quién fue Otto Morales Benítez

Fue el primero en intentar que se hiciera la paz en este país y el primero en denunciar a los “enemigos agazapados” que siempre han tratado de impedirla.

La Colombia de estos días no sabe a quién enterrarán el  miércoles luego de una misa en el Gimnasio Moderno. Otto Morales Benítez, muerto el fin de semana  fue tan grande y tan influyente en la vida nacional que solo le faltó ser presidente. Y no lo fue porque no se metió la mano al dril para demostrarnos  que él era mucho mejor que Virgilio Barco y sobre todo que no tenía alzheimer como su contendor.

Otto escribió tantos libros, más de cien, que por ninguno de ellos lo recuerda este país con memoria de gallina. Yo siempre creí que el mejor de todos fue su biografía sobre el señor Sanclemente, el viejo bugueño que fue elegido presidente a los 88 años y los godos de Caro y Marroquin prefirieron zarandearlo que respetarlo.

Otto fue inmensamente generoso sin ser un hombre rico. No sé a cuantos colombianos nos ayudó a ser lo que hemos sido. Muchos ya  deben  haber muerto por lo que sus exequias no serán oleadas de gratitud sino esquemas de reconocimiento a quien fue el primero en intentar que se hiciera la paz en este país y el primero en denunciar a los “enemigos agazapados” que siempre han tratado de impedirla.

Liberal de los que ya no existen. Zambo orgulloso de Riosucio, hizo de su vida una carrera de servicio a Caldas, a Colombia y a sus amigos. Nunca pudo superar la muerte tergiversada de su hijo en Paris y cuando Livia, su mujer de tantos años se fue, nos dió otra cátedra de amor y fe.

No puedo medir cuanto aprendí de él. No alcanzo a compensar  en lágrimas todo lo que él me ayudó. Pero así como era de grande y de ruidosa y reconocible su carcajada fue el afecto que le tuve.

Gustavo Álvarez Gardeazábal,

Mayo 25  2015


DETENER EL CAMBIO CLIMÁTICO

Para millones de personas nada significa el nombre de Alan Charles Rusbridger, pero ¡oh paradoja!!  Del éxito de sus  esfuerzos y de la capacidad que tengamos de adherirnos a ellos dependerá en un futuro no lejano las vida de millones de personas que se verán afectadas seriamente, por el aumento del volumen de las aguas marinas a consecuencia de la amenaza real, que como espada de Damocles, pende sobre las ciudades y pueblos que están ubicados en las costas de los océanos, que es el Calentamiento Global.

Pero se estarán preguntando ustedes ¿y quién es él?  Y yo se los voy a definir y decirles porqué en estos momentos es tan significativo para la especie humana, en un momento en que  parece vamos ya  en vía de extinción, pues varios expertos en sostenibilidad ecológica sostienen que como especie humanos hemos firmado nuestra partida de defunción.  Alan Charles Rusbridger es un periodista muy  emblemático, jefe de sección de The Guardian (el  periódico Inglés más influyente del mundo)  y editor de este periódico desde el año de 1995. Aunque es nacido en  Zambia, Rodesia del Norte, sus padres son ingleses, luego de vivir unos años allá,  regresaron a Londres,  su hijo pudo continuar su formación académica, la que finalizó en la Universidad de Cambridge, Inglaterra.  Pues bueno, este periodista y doscientas mil personas más han dirigido una comunicación a Bill y Melinda Gates, reconocidos líderes mundiales de la tecnología y el desarrollo social, así como a sus fundaciones,  para que “se comprometan a cancelar sus inversiones en las 200 compañías líderes en combustibles fósiles, en los próximos cinco años, e inmediatamente congelen cualquier nueva inversión en estas empresas”. (The Guardian, abril de 2015).

El ex. Ministro del medio ambiente Manuel Rodríguez Becerra en su artículo “Desinvertir en combustibles fósiles” muestra como  esta comunicación es el resultado de la campaña liderada por Rusbridger, antes de retirarse del periódico. El considera que es su deber ético  como  ciudadano del mundo, ayudar a combatir la amenaza real  ya presente: el cambio climático,  esfuerzo que  logró quitarles el piso moral y  financiero a las empresas más contaminantes del mundo y en esa medida el Grupo de Medios de Comunicación The Guardian se comprometió a cancelar inversiones por US$1.200 millones que posee en aquellas empresas.

Es importante recordar que en el año de 2009 Greenpeace y Amigos de la Tierra  declararon  la Shell  como  la compañía petrolera más contaminante del mundo por  ser la que más gases de efecto invernadero genera por cada barril de petróleo producido. Del mismo modo, uno de los emporios  depredadores del medio ambiente es el gigante Anglo-holandesa Royal Dutch Shell, que comenzó un ambicioso y desmesurado proyecto de explotación de petróleo en la región del Ártico, sin pensar en los daños que va a ocasionar a nivel mundial.  El Ártico es una región maravillosa situada en el polo norte,  donde se ha iniciado el deshielo por la explotación petrolera  que amplía el efecto invernadero sobre la tierra, efectos que ya se observan a simple vista, al haber comenzado a perder su brillo intenso.  La consigna urgente a nivel mundial es proteger el Ártico, no permitir por ningún motivo que las depredadoras multinacionales intenten extraer sus enormes reservas de gas y petróleo que  guardan en sus entrañas, porque esa acción generará tal grado de desequilibrio ambiental, que la humanidad será la  victima final en su letal agonía generada por el calentamiento global.

Hay que advertir que se están invirtiendo grandes presupuestos en estimular y fomentar  la exploración  de nuevas áreas para extraer  combustibles fósiles. Esta situación es muy delicada desde una visión ambiental, dado que la quema de estos combustibles fósiles produce las emisiones de dióxido de carbono (CO2) que es uno de los gases principales que causan el cambio climático. Si no se detiene el  aumento  de la temperatura promedio de la tierra,  se generara más rápidamente el proceso de descongelación de los  casquetes polares, con las graves consecuencias que ya se anuncian y se padecen.

Las acciones como las que lidera Alan Charles Rusbridger, tiene como propósito generar  un gran impacto en el aumento de Conciencia, entendida esta como la conjunción entre: comprender y actuar, sobre los daños irreversibles que se le hace al planeta,  para que líderes mundiales   escuchen,  y más bien, sus generosas donaciones sean orientadas hacia las organizaciones sociales, campesinas, granjeras para estimular la conservación, siembra y crecimiento de  árboles y de agua.

Campañas como la anterior, estamos en mora de emprender con relación a la minería y de este modo generar Conciencia sobre los daños irreversibles en el agua, no solo sobre sus nacederos, sino además, sobre el precioso líquido que corre en los lechos de los ríos, donde las minas depositan los mercuriales y demás desechos que deja su explotación. Es imposible entender, como trasnacionales y Estado puedan estar tan tranquilos atentando y viendo cómo se atenta contra el “oro transparente”, que es condición “sine qua non” para la subsistencia y salud de todas las especies del planeta, incluyendo al hombre. Como pueden preferir el oro amarillo, que no mitiga la sed ni calma el hambre, al invaluable líquido, fuente de la vida misma, la que no puede dar ni proveer ningún metal por precioso que sea y por alto valor que tenga en el mercado mundial. Pueda ser que todavía nos podamos salvar de la hecatombe inducida por la irresponsabilidad de quienes quieren a toda costa extraer hasta la última gota de petróleo, gas, carbón y metales que queda en la Madre Tierra..

ALONSO OJEDA AWAD
EX.EMBAJADOR DE COLOMBIA EN EUROPA.
VICE.PRESIDENTE DEL COMITE PERMANENTE DE DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS.
DOCTOR EN MEDICINA Y CIRUGIA UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA




PUBLICACIÓN

TERRITORIOS

www.revistala13.com

 

 

La tierra nos connota la geografía, la producción, lo tangible, lo tocable. El territorio nos conduce a los recuerdos, a la espiritualidad, a los sabores, olores, colores, sonidos, tactos que nos dan arraigo por el sentir profundo de la pertenencia. La tierra está asociada a la economía. El territorio a la cultura y son una unidad con dos expresiones muy específicas.

 

El territorio abarca la existencia humana y con ellos construimos naciones, regiones, lugares, pueblos… memorias que dibujan las geografías. La piel es el primer territorio de todo ser vivo. El cuerpo y el pensamiento son los lugares íntimos y personales que delimitan la individualidad. El ser colectivos nos define el espacio del ser social. Las casas, las veredas y los barrios son las geografías comunes que están unidas por memorias colectivas. Las identidades se tejen de recuerdos que les dan rostros a los territorios comunes. La noción y el concepto de nación están asociados a un territorio donde habita la memoria histórica que une en discursos un sentir colectivo del pasado.

 

El uso y el abuso de la tierra han generado las guerras en los territorios que conforman este país llamado Colombia. En la memoria histórica de la especie, ese, ha sido un móvil constante de las razones de las guerras. Desde el irrespeto a la vida hasta la vulneración de los derechos más elaborados; los territorios ancestrales, los nichos ambientales, la biodiversidad han sido vejados y en muchos casos arrasados. Son muchos los saldos y las heridas a la tierra y al territorio que le ha dejado, al país, la guerra en estos largos e interminables años. El daño físico y espiritual que ha producido este conflicto de violencia acendrada es visible en toda su desmesura en los territorios violados, desde la niña abusada hasta las lagunas de cianuro en la minería a cielo abierto.

 

Parar la guerra es la consigna más significativa y más sentida en estos momentos tan críticos y también tan esperanzadores. Los enemigos de la paz han existido siempre y se afianzan con más fuerza cuando vislumbran el fin de su gran negocio. Por fortuna cada día hay más personas empeñadas en hacer lo necesario para parar la guerra y apoyar el proceso de La Habana que aunque tengamos preguntas, críticas, vacíos es un buen intento de volvernos a plantear un país que se puede construir por fuera de los límites de la guerra.

 

Este número tres de La13 recoge en el concepto amplio de territorios las distintas versiones, opciones, opiniones, sugerencias y vivencias de que se procesan en el cuerpo- territorio, en la piel-texto, en las memorias, en los lugares, en los momentos.


Consideraciones presentadas a la Subcomisión de género, asesora de la Mesa de Conversaciones entre el Gobierno y las FARC-EP para poner fin al conflicto armado*

Por María Eugenia Vásquez Perdomo

La Habana, febrero 11 de 2015

Me preguntan qué impacto tuvo la representación en La Habana de la Red de Mujeres y digo: renovar la confianza en que nuestra presencia como actoras políticas es oportuna en este proceso. Nuestra experiencia es válida porque ha sido reflexionada junto a diversos grupos de mujeres con los que hemos trabajado durante estos años.

Afianzar la certeza de que se necesita incrementar una pedagogía de paz con tres elementos centrales:

•              Des-idealizar la paz pensada como solución a todos los conflictos existentes

•              Rechazar las lógicas de guerra y la militarización que permea la vida social

•              Destacar nuestra identidad como actoras en la construcción de paz durante estos 25 años.

 

Somos hijas de nuestro tiempo, mujeres nacidas entre los treinta y los ochenta del siglo veinte. Somos de diferentes clases sociales y niveles educativos; somos de distintas etnias y de variadas opciones espirituales. Somos políticas que hemos sido afectadas por las condiciones de exclusión y violencia que imperan en Colombia. Somos de las generaciones que en distintas partes del mundo buscan mayor participación política, que soñamos con cambios estructurales, que buscamos formas de vivir en libertad con seguridad personal y social; y que, en el contexto histórico y político que nos correspondió, vimos en la vía armada la única manera de ser escuchadas. Dejamos las armas cuando los caminos del diálogo abrieron la posibilidad de una paz que condujo a una nueva Constitución[1] con cambios sustanciales en el horizonte político,  en la que parte del movimiento guerrillero de la época tuvo un papel protagónico, o cuando consideramos que había otras posibilidades para la paz.

Somos la Red Nacional de Mujeres Excombatientes de la Insurgencia colombiana. Esta Red agrupa a mujeres que por diversos caminos, individuales o colectivos, nos hemos erigido en constructoras de paz. Unas, participantes de las organizaciones firmantes de los Acuerdos de Paz con el Estado colombiano[2]; otras, mujeres insurgentes solidarias con la lucha de otros pueblos; algunas, que dejamos las armas por decisión propia, en diferentes circunstancias, y mujeres pertenecientes a las redes de apoyo político.

El Colectivo de Mujeres Excombatientes de la Insurgencia es nuestra razón social.  Es nuestro ente institucional, quien administra, representa y articula; es el motor que ha movilizado a centenares de mujeres para que juntas tejamos la Red que nos visibiliza y nos alienta para hacer oír nuestras voces.

Consideraciones presentadas a la Subcomisión de Género

1. Las mujeres que participamos en la insurgencia exigimos ser visibilizadas, nombradas y reconocidas como actoras políticas. Ahora bien, por nuestras  especificidades, necesitamos que se abran espacios  de participación ciudadana en los que participemos y estemos representadas como colectividad en plenitud de derechos.

- La participación de mujeres en la insurgencia se ha incrementado con el paso del tiempo. Reconociendo que las mujeres tenemos necesidades e intereses diferentes a los varones, aún dentro de los mismos movimientos políticos, consideramos que la expresión de esas necesidades e intereses deben tener la posibilidad de expresión autónoma y, al mismo tiempo, hacer parte integral de los Acuerdos para poner fin al conflicto armado, enriqueciéndolos.

- Cualquiera de los acuerdos programáticos que arroje este proceso deberán tener en cuenta las especificidades ya mencionadas y desarrollar las acciones afirmativas necesarias para hacer realidad el reconocimiento e inclusión plenos de las insurgentes, en la sociedad.

Otra de las especificidades que queremos poner de presente las mujeres,  para concretar la inclusión,  son las acciones que deben desarrollarse respecto a las prisioneras políticas y a las mujeres en exilio.

Fruto de la sensibilidad frente a las diversas experiencias de mujeres insurgentes, luego de los Acuerdos de los años 90, hicimos consciencia de las mayores dificultades que han enfrentado las indígenas, afrocolombianas y campesinas durante el proceso incorporación a sus comunidades.  En esta ocasión, queremos contribuir a preparar su acogida por parte de la sociedad, y en ello estamos dispuestas a trabajar, como un componente de la reconciliación.

En este mismo sentido, alertamos sobre la atención especial que debe brindarse a la situación de las mujeres de base y a aquellas que presentan situaciones de discapacidad producto de las acciones de guerra, dadas las diferentes condiciones adversas que deben afrontar, frente a las cuales debe exigirse al Estado la efectiva y oportuna puesta en marcha de acciones afirmativas.

2. La Red de Mujeres Excombatientes de la Insurgencia, aquí presente, cuenta con una experiencia producto de 14 años de reflexión, búsquedas, reencuentros, construcción de identidad y memorias, acciones de paz, interlocución con espacios de mujeres y de otras organizaciones y movimientos sociales y políticos que nos han permitido conocer, dialogar y hacer propuestas sobre las transformaciones que consideramos necesarias para aclimatar una paz con justicia social.

Estos espacios permitieron rememorar afectos y solidaridades tejidas colectivamente y hacer consciencia del significativo papel que desempeñamos las mujeres de cara al cuidado de las y los otros, de las relaciones al interior de las diferentes organizaciones  insurgentes, con las comunidades y la sociedad en su conjunto.

A partir de ahí y de la construcción de una identidad que no niega su pasado, fuimos encontrando la fuerza para posicionarnos como colectivo con propuestas y acciones de paz, pensadas desde nosotras.  Propuestas que van de lo general (lo público) a lo privado (las relaciones interpersonales) y a las sábanas (las relaciones de pareja), desentrañando y transformando todas las opresiones que generan violencias.

3. Con nuestra bienvenida a esta nueva etapa de trabajo por la paz, queremos poner esta experiencia a su servicio.  Al mismo tiempo, sentimos alegría al pensar que estos procesos de búsqueda y memoria se verán enriquecidos con sus aportes, tanto en lo que compete a nuestras vivencias, como en las propuestas que construiremos para presentar al país.

4. Especial atención deberá prestarse a los enfoques de la actual Política Pública sobre es programas de Desarme, Desmovilización y Reintegración, en nuestro concepto, inscritos en una lógica de guerra que inicia la ruta de acogida en una Unidad Militar o de Policía y ofrece como primera opción[3], recompensas a cambio de información y delación. Posteriormente, en los llamados “Hogares de Paz” espera la certificación  que le permite ingresar  al proceso de Reintegración Social y Económica desarrollado por la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR). Frente a éstos procesos también tenemos una mirada crítica que podremos exponer en detalle[4], en el momento de discusión del último punto de la Agenda.

De manera general anotamos que, tanto si acuerdan hacer ajustes a la Política Pública para la Reintegración y definir una entidad encargada de su desarrollo, como si generan una nueva Política Pública al respecto, en ambos casos, deberán acatar plenamente la Resolución 1325  cuando en sus considerandos reafirma “el importante papel que desempeñan las mujeres en la prevención y solución de los conflictos y en la consolidación de la paz, subrayando la importancia de que participen en pie de igualdad e intervengan plenamente en todas las iniciativas encaminadas al mantenimiento y el fomento de la paz y la seguridad, y la necesidad de aumentar su participación en los procesos de adopción de decisiones en materia de prevención y solución de conflictos.”

Y cuando “Alienta a todos los que participen en la planificación para el desarme, la desmovilización y la reintegración a que tengan presentes las necesidades distintas de los excombatientes según sean de género femenino o masculino y tengan en cuenta las necesidades de sus familiares a cargo”[5]

Esta Resolución exhorta a las partes que negocian acuerdos de paz, a tomar en cuenta, no sólo las necesidades específicas de las mujeres y niñas en los procesos de repatriación, reintegración y reconstrucción, después de los acuerdos, sino a apoyar y destinar recursos para fortalecer las iniciativas de paz de las mujeres locales y para que ellas participen de los mecanismos que desarrollan los Acuerdos. Así mismo, garantizarles la protección plena de derechos políticos contemplados en la Constitución, el sistema electoral y el sistema judicial. También exige desterrar la impunidad que acompaña los crímenes de guerra, especialmente los relacionados con la violencia sexual. Y convoca a quienes participan en la planeación del desarme, desmovilización y reintegración a tomar en cuenta las diferencias y diversidades que presentan las mujeres excombatientes, y a consultarlas.

Cerramos reconociendo que la presencia y participación de mujeres en la delegación de  las FARC-EP es un avance con respecto a anteriores procesos y Acuerdos de paz; así como la instalación de una Subcomisión de Género[6] en la que también participan mujeres farianas, en interlocución con organizaciones, redes y movimientos de mujeres.  Los resultados de este trabajo mancomunado comienzan a verse reflejados, por ejemplo, en la propuesta de las FARC[7] sobre el reconocimiento a las víctimas del conflicto armado, según las normas internacionales. Concretamente, el punto 5, reconoce la especificidad de las mujeres víctimas del conflicto armado por ser el principal sector de población que ha sufrido los rigores de la guerra y admite que son los impactos de la discriminación histórica sobre ellas los que profundizan la violencia sexual y el desconocimiento de sus derechos. Al tiempo, reconoce la especificidad de las víctimas LGBTI.

Sin embargo, insistimos en que se aumente la representación de las mujeres de las FARC-EP en calidad de plenipotenciarias en la Mesa de Conversaciones, como una acción afirmativa que las haga visibles como actoras políticas decisivas en los Acuerdos para la terminación del conflicto armado y la construcción de una paz estable y duradera.

Decimos una vez más, ¡La paz con las mujeres, sí va!

*Red Nacional de Mujeres Excombatientes de la Insurgencia.

Este Documento es síntesis de escritos de varias integrantes de la Red a lo largo de 10 años y fue adaptado por nuestra vocera para su lectura en La Habana.

Aquí colgamos el video sobre el día de la participación de la vocera de la Red, María Eugenia Vásquez.

https://www.youtube.com/watch?v=etGqkiSLPFg

Entrevista a participantes en la Subcomisión de género, de Nelly Valbuena Bedoya.

http://mujerescontandoenvozalta.bligoo.com/nosotras-queremos-la-paz


Pronunciamiento 27 de abril

Delegadas y delegados de organizaciones de mujeres y LGBTI que participaron en la Mesa de conversaciones de La Habana entre diciembre de 2014 y enero de 2015.

Las 16 mujeres y 2 hombres que asistimos a Cuba por invitación de la Sub Comisión de Género de la Mesa de Conversaciones de la Habana, en calidad de expertas y expertos en derechos de las mujeres  y del enfoque de género y diversidad sexual, con apoyo de ONU Mujeres y acompañamiento de los Países garantes: Embajadas de Cuba y Noruega, nos reunimos en Bogotá para hacer un balance de esta experiencia y analizar escenarios de oportunidad y estrategias respecto a esta importante agenda para el país.

Como resultado de este Encuentro, desde las Organizaciones de mujeres indígenas, campesinas, negras, feministas, sindicalistas, mujeres víctimas de desplazamiento forzado y despojo, excombatientes, trabajadoras del arte, estudiantes y de personas LGBTI que participamos como invitadas expertas en la Mesa de Conversaciones entre el gobierno Colombiano y las FARC EP en La Habana expresamos:

1. Que buscando contribuir a una salida pacífica del conflicto y aportar propuestas que garanticen una perspectiva de derechos humanos de las mujeres y de la diversidad sexual, en los acuerdos  en particular, y en el proceso de paz en general, para garantizar así que la paz avance en condiciones de justicia y vida digna para nuestros grupos poblacionales, saludamos y reconocemos la voluntad política y el esfuerzo de las delegaciones del Gobierno y las FARC EP por mantener los diálogos.

2. Reconocemos que el mantenimiento de los diálogos y su avance efectivo contribuirá a encontrar mecanismos para superar las tensiones generadas por los hechos de guerra que se presentan dentro de un modelo de negociación en el marco de un conflicto armado como el que tenemos en Colombia. Insistimos a las partes mantener la Mesa de negociación y avanzar en los diálogos para lograr la firma de un acuerdo.

3. De la misma manera pedimos garantizar el respeto al Derecho Internacional Humanitario, contribuir a la desmilitarización de la sociedad, impulsar el des-escalonamiento de la guerra y promover el cese bilateral al fuego.

4. Que lamentamos todas las muertes que han tenido lugar en el país como resultado de la guerra.

Consideramos que éstas podrían y deben evitarse, y que, de la misma manera, no debe haber más víctimas en el marco del conflicto armando que pervive en el país.

5. Que es necesario que la sociedad colombiana avance en reconocer el valor de la paz y la oportunidad de los diálogos como el único camino posible para la terminación del conflicto, al

ser la ruta segura para la paz integral y el ejercicio pleno de la ciudadanía en general, y en especial de los grupos poblacionales que tradicionalmente han sido marginados, excluidos y oprimidos.

6. También hacemos un llamado a los medios de comunicación del país a un manejo responsable y trasparente de la información en materia del proceso de negociación y les pedimos contribuir a una pedagogía para la paz que nos lleve a los colombianos y colombianas a la convivencia en una democracia pluralista y respetuosa de las diferencias y diversidades.

7. Reiteramos que es un imperativo ético escuchar las voces de las mujeres y de las personas

LGBTI en su demanda del cese al fuego bilateral y celeridad en lograr acuerdos definitivos.

También lo es acoger nuestras propuestas para entender y asumir la paz como un proceso de construcción permanente. Sentimos que el conocimiento y experiencia que hemos obtenido desde nuestras organizaciones sirve como un gran aporte para cambiar el rumbo recurrente de la violencia y la vía para tramitar los conflictos públicos y privados.

8. Valoramos muy positivamente la existencia y funcionamiento de la Sub Comisión de Género en la Mesa de Conversaciones como mecanismo estratégico para lograr incorporar los derechos de las mujeres e instamos a las partes a incorporar sus insumos en todos los ámbitos y puntos de la negociación actual.

9. Continuamos comprometidas/os en incidir y hacer seguimiento y veeduría a las propuestas presentadas por las 18 organizaciones que asistimos a La Habana y reiteramos que continuaremos acompañando a las víctimas en la búsqueda de su ciudadanía plena, insistiendo en la pedagogía para la paz.

10. Esperamos que nuestras propuestas se materialicen en los acuerdos que se deriven de la Mesa de diálogos entre el gobierno nacional y las FARC EP en La Habana.

Bogotá, Abril 22 de 2015.

Firman:

•              Asociación Alianza Departamental de Organizaciones de Mujeres del Putumayo “Tejedoras de Vida

•              Asociación Campesina del Catatumbo- ASCAMCAT

•              Asociación de Mujeres Araucanas Trabajadoras –AMART

•              Asociación de Mujeres Campesinas -ASODEMUC

•              Asociación Nacional de mujeres campesinas, negras e indígenas de Colombia –ANMUCIC

•              Casa de la Mujer

•              Colombia Diversa

•              Consejo Regional Indígena del Cauca –CRIC

•              Corporación Caribe Afirmativo

•              Corporación Colombiana de Teatro

•              Cumbre Nacional de Mujeres y Paz – Red Nacional de Mujeres

•              Cumbre Nacional de Mujeres y Paz – Ruta Pacifica de las Mujeres

•              Cumbre Nacional de Mujeres y Paz – Alianza Iniciativa de Mujeres Colombianas por la Paz –IMP

•              Departamento de Mujeres de la Coordinación Nacional de Desplazados. CND

•              Federación de Estudiantes Universitarios – FEU

•              Red de Mujeres Narrar para Vivir

•              Red Nacional de Mujeres Excombatientes de la Insurgencia

•              Red solidaria contra las violencias hacia las mujeres “Mariposas de Alas Nuevas construyendo futuro”



[1] Constitución Nacional de 1991.

[2]M19 (Movimiento 19 de abril), EPL (Ejército Popular de Liberación), PRT (Partido Revolucionario de Trabajadores), CRS (Corriente de Renovación Socialista), Frente Francisco Garnica y Movimiento Armado Quintín Lame. (MAQL). Tomado de Colección “Tiempos de Paz” Programa para la Reinserción – Red de Solidaridad Social, Bogotá, 1999.

[3] De la Unidad Militar o de Policía se traslada al  Grupo de Atención Humanitaria al Desmovilizado (GAHD) bajo responsabilidad del Ministerio de Defensa Nacional.

[4] a) Habrá que pasar de la atención individual a considerar que los procesos colectivos, así partan de la reflexión individual, contribuyen a la construcción de sujetos sociales y políticos activos en la construcción de país; b) proponer que en lugar de un enfoque clínico para la atención emocional  se trabaje con un enfoque psicosocial en una perspectiva de Derechos Humanos, orientados al fortalecimiento de capacidades para la promoción del bienestar y el desarrollo integral de las personas, organizaciones y comunidades; c) plantear que en lugar de centrarse en la censura del pasado se facilite la reflexión sobre las experiencias vividas y su resignificación en positivo, para ponerlas al servicio de la paz; d) ampliar el concepto de familia tradicional hacia las nuevas formas de familia y, en ese marco, definir las acciones para atender de manera efectiva la diversidad de sujetos y sujetas de derechos que alberga en su interior; e) proponer que la actual estrategia de género se nutra de los aportes de las mujeres vinculadas a los procesos y de experiencias anteriores; f) exigir que las mujeres, tomando en cuenta su diversidad, sean consideradas como sujetas de derechos en sí mismas y no solamente cuando presentan situaciones de vulnerabilidad o en su condición de madres.

[5] Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, Artículo 13.

[6] El 7 de septiembre de 2014.

[7] Dada a conocer el 24 de octubre de 2014.



ARAUCA DESARROLLO, VIOLENCIA Y PAZ

Escuela de Construcción de Pensamiento


 

 

El sociólogo tameño Leonel Pérez Bareño escribió su más reciente libro titulado “TAME: SARMIENTOS Y BURROS. 19 alcaldes de Tame, Arauca, cuentan sus cuitas” y con su generosidad habitual me pidió que lo prologara. Este libro es un viaje al mítico Arauca y a través de su historia dolorosa vamos descorriendo el velo que nos muestra su complejo pasado, donde de ser cuna de la libertad y centro vital del desarrollo petrolero, también se anidaron las expresiones de violencia que originaron diferentes grupos armados, que fueron por sus riquezas, y la fuerza pública que en ocasiones confundió el papel que le otorga la Constitución Política colombiana.

Así escribí el prólogo: Tengo una visión juvenil,  de la última vez que vi en la  Universidad Nacional de Colombia  a Leonel Pérez Bareño. Era un joven inquieto, que se acercaba con mucha decisión a los consejos estudiantiles que en esa época interpelaban, cuestionaban y discutían con valentía, las decisiones, no santas, que el gobierno del  Frente Nacional generaba, buscando bloquear el entusiasmo revolucionario que expresaban, en múltiples acciones, los comprometidos universitarios.  Eran tiempos duros. La dirigencia estudiantil  caminaba a enrolarse en las filas del ELN, en pos del ejemplo del sacerdote Camilo Torres Restrepo, muerto en un combate guerrillero, desigual y confuso  en Patio Cemento, Santander. En las discusiones que se llevaban a cabo en la cafetería central,  Leonel despertaba admiración y reconocimiento  por dos razones: Una, era capaz de sostenerse en dos carreras complejas dentro de la Universidad Nacional de Colombia, agronomía y sociología. Dos, diseccionaba con profundidad y seriedad los elementos centrales por los cuales él creía que era necesario un cambio político que  debía agotarse  dentro de las vías democráticas.

Después supe que  era llanero, de Tame  Arauca,  reclamaba con mucha propiedad la condición de Tierra de Libertad para sus regiones, las que habían visto la formación de los ejércitos libertarios, famélicos pero imbuidos en la profunda fe que ardía en sus almas, habían desafiado el páramo de Pisba con Bolívar y Santander a la  cabeza, de sorpresa derrotaron  en base a su valentía extrema los ejércitos del rey de España, quienes pensaban que jamás los criollos serían capaces de remontar las  escarpadas montañas viniendo desde los Llanos para atacarlos por detrás, pues  creían que Los Andes eran inexpugnables para todos, pero sobre todo para los centauros llaneros que vivían en condiciones precarias en sus cálidas llanuras.

Esto lo expresaba Leonel con mucha satisfacción, el sumun de su orgullo era hablar de su paisano, tameño: Guadalupe Salcedo Unda, quien había liderado el levantamiento liberal campesino  de los Llanos Orientales y quien respondió  de corazón y con  nobleza al llamado de Paz y reconciliación nacional que hizo el general Gustavo  Rojas Pinilla, luego de darle el golpe de Estado  al presidente Laureano Gómez, en 1953. Desafortunadamente su gesto fue respondido con tiros después de firmar los Acuerdos,  Murió en el sur de  Bogotá acribillado a bala por una patrulla de la Policía Nacional, cuando se encontraba desarmado departiendo con unos amigos, el 6 de junio de l957, un mes después del derrocamiento del general Gustavo Rojas Pinilla.

Nos perdimos de vista. La vida fue diseñando para cada uno de nosotros, los múltiples escenarios donde discurrió nuestro proceso vivencial. Poco a poco,  me fui enterando de  su magistral esfuerzo académico al terminar con mucho éxito una maestría en Ciencia Política en el emblemático Instituto Tecnológico de  Massachusetts (MIT) y la Universidad  de Harvard.

La vida separa, pero así mismo va acercando nuevamente.  Una noche, cuando el ajetreo electoral se ponía otra vez al rojo vivo  y Horacio Serpa levantaba  su voz de reconocido dirigente de la  izquierda socialdemócrata, nos encontramos de  sopetón en medio de la algarabía de los centenares de liberales y amigos  de izquierda que acompañamos  las  nuevas propuestas  políticas y  sociales de  este curtido dirigente santandereano, amigo común de ambos.

En  los días posteriores seguimos viéndonos  y una mañana fría bogotana  al calor de una humeante  taza de café me dijo que había  trabajado  un texto que recogía 19 reportajes a mandatarios tameños entre 1934 - 2011  y  quería que yo le hiciera el prólogo del libro. Allí comenzó para mi este fascinante y doloroso viaje al corazón de Tame, fui encontrando en su lectura ese sabor de dolor y esperanza que uno encuentra en todos los municipios colombianos donde la violencia se extendió como una epidemia, que clavó sus garras en lo más  genuino  de nuestra cultura y se fue llevando hijos buenos, trabajadores, padres de familia,  extendiéndose como una mancha de sangre que sembró luto y dolor a todo lo largo y ancho de la geografía Colombiana.

Detrás del apacible y bucólico título “Tame, Sarmientos  y burros. 19 Ex. Alcaldes de Tame, Arauca cuentan sus cuitas” se revela un universo sociológico de una riqueza inconmensurable, donde el largo y complejo proceso histórico del modelaje de nuestra nacionalidad se expresa en sus múltiples facetas, que comienzan desde los inicios de los cuatro siglos que tiene de fundada Tame y continua con la ruralidad de los años 30 del siglo  pasado. La violencia partidista  se anidó en sus lares, arreciándose con el asesinato del gran líder liberal Jorge Eliécer  Gaitán. El espíritu indómito de sus gentes los llevó  a capitanear  ese otro esfuerzo libertario que fueron las famosas guerrillas liberales del  Llano. Quizás sin proponérselo fueron punto vital en la “pacificación” que logró el país cuando  las dos vertientes políticas liberales y conservadores  decidieron firmar en España el  pacto del Frente Nacional.

Es una historia fascinante e increíble, la que nos va contando el autor de esta inagotable cantera que son los reportajes de los alcaldes tameños.  Metafóricamente es el arte del mago, que va sacando sorpresas a cada instante al detallar  el largo camino de su pueblo, enseñándonos  de manera pedagógica el transcurrir histórico  de su amada Tame. Del primer alcalde entrevistado: Héctor Paul Colmenares, nos enseña esa consanguinidad con las familias venezolanas, ratificándonos en la práctica la condición de ser hermanos siameses, Colombia y Venezuela como lo planteó Horacio Serpa en uno de los momentos más álgidos de nuestras relaciones, cuando las incomprensiones de los presidentes de esa época nos pusieron al borde de una guerra fratricida.

Anécdotas de mucho sabor histórico, como la del gran escritor, libre pensador, José María Vargas Vila, quien huyendo de sus perseguidores en Bogotá, a raíz de su participación en el movimiento de los Radicales en la Revolución de 1884, se residenció en Tame donde fundó  una escuela,  para  seguir posteriormente  su camino a Venezuela que lo acogió y  le  brindó asilo.  También es importante el caso histórico del general Gabriel Vargas Santos, héroe de la Guerra de los Mil Días, quien vivió y murió en Tame en el año de 1914.

A través de este hermoso y doloroso recorrido encontramos la génesis de su crecimiento económico en el descubrimiento de pozos petroleros,  detrás de estas riquezas irrumpen los grupos guerrilleros que cubren de luto la tierra tameña. Luego aparecen las Autodefensas Unidas de Colombia AUC que riegan con sangre  las fértiles llanuras y entre sus múltiples acciones de muerte asesinan el 1 de octubre de 2001 a unos de sus más carismáticos alcaldes Octavio  Sarmiento  Bohórquez, descendiente de las familias raizales que dan el título a la obra que hoy con gusto y reconocimiento me permito prologar.

Al recorrer estos  pasajes históricos,  quiero remarcar la invitación a sumergirnos en sus páginas,  con la seguridad de que asimilamos  elementos importantes que nos acercan a la comprensión de nuestra dolorosa historia, pero también alcanzaremos a visualizar la esperanza de ser capaces de lograr la Paz y la Reconciliación de la nación, en la presente coyuntura histórica que marcan los diálogos de La Habana, entre el gobierno nacional y la insurgencia.

Leonel, gracias por este valioso esfuerzo que da cuenta de cómo late el corazón de la nación desde ese pequeño pero vigoroso centro que es Tame, que además de haber sido el generador y testigo de innumerables luchas por el sueño libertario que aún sigue vigente, nos ha regalado tu existencia, para que de manera magistral nos entregaras el maravilloso texto que hoy invito a leer con la vocación del aprendiz que quiere asimilar su historia no para repetirla, sino para transformarla y mejorarla..

Alonso Ojeda Awad

Ex. Embajador de Colombia en  Europa.
Vice. Presidente del Comité Permanente de los Derechos Humanos

 


OFICIO UNIVERSIDAD SERGIO ARBOLEDA



POSCONFLICTO DESDE EL CONGRESO DE LA REPUBLICA

http://www.cpmimagazin.com/?p=118

 

Fundación Para la Reconciliación y la Paz

MEJOR MICROEMPRESA DEL AÑO 2014

Por su Aporte, Espíritu Emprendedor, Desarrollo Empresarial, Fortalecimiento, Liderazgo, Generación de Empleo,

Por Creer en lo Nuestro y Construir Patria.

Dado en Bogotá D.C. a los 24 días del mes de octubre de 2014 en el Salón Boyacá, de la H. Cámara de Representantes, Congreso de la República, de conformidad con la Ley 905 de 2004

 

http://www.caracol.com.co/audio_programas/archivo_de_audio/ong-posconflicto-habla-sobre-la-historia-de-dialogos-de-paz-en-colombia/20140823/oir/2379985.aspx

 

http://www.caracol.com.co/audio_programas/archivo_de_audio/ong-posconflicto-habla-sobre-la-historia-de-dialogos-de-paz-en-colombia/20140823/oir/2379985.aspx

 

Escuela de Construcción de Pensamiento

Reflexión hablando de Paz: Lo mejor que le puede pasar a Colombia, es que se firme el "Acuerdo General para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera" con las Farc-EP,  aún con  los defectos que pueda tener y, se tendrá que ratificar  y mejorar con el referendo; ¡lo peor!, que no se firme, pasaran dos generaciones para retomar un proceso semejante.

¡La paz nace en mí, la paz está en ti, a que te comprometes! ¡Únete!

https://www.facebook.com/amigosconstructoresdepaz

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


CAMPAÑA

“AMIGOS CONSTRUCTORES DE PAZ”

¡La Paz está en Peligro!

INTRODUCCIÓN

El Conflicto Armado Interno que vive Colombia desde hace ya medio siglo, su terminación y posterior construcción de la paz, están más que sobre diagnosticados.

Los estudios cuantitativos más recientes parten, se cree, desde finales de la década del 90 del siglo pasado. En aquella oportunidad fue identificado un proyecto, dirigido por los profesores Francisco Leal y Álvaro Camacho Guizado, con el nombre de “La paz es rentable”[i].

Los temas de estudio se abordaron desde las perspectivas y “áreas estratégicas de los contextos urbano, seguridad nacional, seguridad ciudadana, cuestión rural, relaciones internacionales, justicia, y agenda de paz; más los de “narcotráfico y derechos humanos, integrados a cada uno de los ya seleccionados”[ii].

Todos los propósitos, tanto del estudio enunciado anteriormente como de otros, se han orientado y concebido especialmente a “sentar las bases para una política estatal sobre la paz”[iii]. Propósitos fallidos después de casi dos décadas de trabajo.

Son múltiples las razones por las cuales los proyectos abordados no han tenido satisfactoria realización y feliz término. Para algunos, ha faltado interés de las élites políticas en el compromiso y realización de tal propósito. Para otros, los gobiernos de turno han abordado el propósito desde el ámbito de la gobernabilidad y el interés cualitativo de la política del momento y no desde la estructura y el interés específico del Estado y, para los más pragmáticos,  la debilidad mayúscula está en el desencanto y apatía de la sociedad civil (por no estar representada) en la tarea de complementar los análisis cuantitativos con trabajo realista y constructor.

Un último esfuerzo por construir las bases del andamiaje de la “paz”, abordado desde la “terminación del conflicto armado interno” se inició en agosto de 2012 entre el gobierno nacional y las Farc. Proceso sometido a cualquier cantidad de cuestionamientos, positivos y negativos a raíz de la metodología aplicada en la Mesa de La Habana, el antagonismo propio de la incertidumbre política, social y económica de sus posibles efectos y consecuencias y, la puja por el poder de las elites políticas en contienda electoral.

Por eso, hoy, la sociedad civil, desde su trinchera, se atreve a decir que “la paz sigue estando en peligro”. Claro que sí: “La paz sigue estando en peligro” a pesar de los esfuerzos de ayer y de hoy.

La culpa mayúscula: “la imposibilidad que tiene la sociedad civil de transitar hacia la construcción de un modelo de paz acorde con las expectativas generales de la sociedad colombiana, sobre la base de la solución de los problemas estructurales que han degenerado en condiciones objetivas y subjetivas de destrucción social, que en términos axiológicos materializan la ineficaz función de racionalizar el interés colectivo y la inoperancia del papel inalienable en la defensa del bien común, en especial el referido a la paz”[iv].

EL PROPÓSITO

¿Cómo dar solución a lo anterior?

Esta pregunta amerita una respuesta, más técnica que política.

El Movimiento “Amigos Constructores de Paz” desde la Sociedad Civil pretende catalizar el compromiso societal de buscar satisfacer necesidades básicas de supervivencia y desarrollo humano, incorporar a la vida moderna a amplios estratos de la población, iniciar la construcción de una sociedad colombiana moderna y democrática, con ética planetaria (humanismo y ecología) en las esferas política, económica y social y, en fin, iniciar la formación de verdaderos líderes estrategas y disruptivos en la tarea de ser constructores de paz a la medida de nuestra sociedad colombiana.

JUSTIFICACIÓN

El Movimiento “Amigos Constructores de Paz” es portador del desafío central de esta sociedad colombiana actual y vigente; para, a partir de lo ya analizado y sobre diagnosticado, “abordar desde lo privado, colectivo y publico la transformación de la sociedad colombiana, la participación en los temas centrales del proceso de trasformación, en la estructuración de los mecanismos, normas y procedimientos para avanzar hacia una mayor participación ciudadana, conforme a la Constitución Política y al orden internacional”; y así, avanzar hacia la construcción participativa de un “acuerdo societal sobre un ordenamiento político, económico y social fruto de la convicción, del compromiso entre grupos y sectores representativos de la sociedad” y desde  valores propios de cohesión, y “no de la imposición de los intereses de unos grupos dominantes, legales o ilegales, sobre el resto de la sociedad, supeditándose lo público a los intereses privilegiados privados”[v].

De no progresarse en este proceso de concientización, formación, estructuración y ejecución de acciones privadas, públicas y colectivas, desde la perspectiva de la “civilidad” y del enfoque de la “destrucción social” y de no alcanzarse un compromiso colectivo-público para la construcción de un “nuevo” país”, se estaría allegando los elementos sustanciales para la configuración de una “frustración nacional más” y sus efectos y consecuencias políticos, económicos y sociales son impredecibles.

Que se requiere:

Liderazgo y compromiso, de todos y  cada uno de los “Amigos Constructores de Paz”, para el cumplimiento de este propósito, y de la unidad de cada uno de los ciudadanos en la construcción de esa Paz que todos anhelamos como tejido social.

Todo empieza con un compromiso individual, un “Pacto con la Mismidad”, un pacto consigo mismo; en la forma de pensar, en lo que decimos y en la forma como actuamos, es decir “vivir interiormente” en paz y con responsabilidad social.

Hamilton H.
Director

¡La paz nace en mí, la paz está en ti, a que te comprometes! 
¡Únete!

https://www.facebook.com/amigosconstructoresdepaz

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

PD: En nuestra sociedad, la familia, que es una institución críticamente importante para formar las mentes, valores y comportamiento de nuestros hijos y de las futuras generaciones, ha llegado a ser en muchos casos una simple extensión del estado. ¡Debemos restaurar la Familia, la Sociedad! en amor y con amor, respaldado en el don de la autoridad.

 

¡La violencia nace en la persona, crece en la familia y se multiplica en la sociedad; Igual la Paz! Hamilton.

DEJANOS TU COMENTARIO

 



[i] CAMACHO, Álvaro y LEAL, Francisco .Compiladores. ARMAR LA PAZ ES DESARMAR LA GUERRA. CEREC, DNP, FESCOL, UN. Bogotá, 2000.

[ii] Ibídem

[iii] Ibídem

[iv] Ibídem

[v] Ibídem

 

 

Encuestas

Cual cree que es la naturaleza del conflicto colombiano?